Requena, 16 de julio de 2021. Durante la visita realizada hoy a la zona afectada, se ha constatado por parte de los técnicos de Agroseguro la gran variabilidad en los daños, variando entre el 20 y el 80% dependiendo de las plantas observadas.

Las explotaciones más afectadas se encuentran en el entorno los municipios de Venta del Moro y Requena, especialmente en las aldeas de Las Monjas y La Portera.

Asimismo se han observado diferencias entre las variedades cultivadas en la zona.

Según el responsable del área de seguros agrarios de CCPV-COAG, Jorge Juan Mascaró Jalón, el cobro de indemnizaciones por este siniestro no va a resultar fácil, ya que dentro del seguro de la vid para vinificación, este riesgo se encuadra dentro de los Riesgos Excepcionales y cuenta con una franquicia del 20% y un máximo indemnizable del 70%.

Es decir, una parcela totalmente arrasada por mildiu en la que no quede uva sana solo cobraría el 50% de la producción asegurada.

Además, los siniestros que individualmente no superen el 10% de la producción real esperada de la parcela afectada no serán indemnizables ni acumulables a otros siniestros por el resto de Riesgos Excepcionales.

Foto: técnicos de Agroseguro durante la visita a una de las explotaciones afectadas.

Por último, señala Jorge, en función del módulo contratado, el daño se puede calcular por parcela o para toda la explotación y no afecta a la calidad de la uva, solo a la cantidad.

Por su parte Manuel González Corral, como director territorial de Agroseguro en Levante, ha destacado que se pretende hacer la peritación de los daños entre la primera y la segunda semana de Agosto y, dependiendo de la parcela, es posible que se realice una única peritación.

La peritación comenzará por la variedades que se vendimian con mayor antelación.

En todo caso la comunicación del siniestro se efectuará como fecha límite el 10 de agosto, ha recordado Manuel.

El mildiu, una enfermedad que causa graves daños en el cultivo de la vid

Esta enfermedad, endémica en el cultivo de la vid, afecta a diferentes órganos de las cepas afectas.

Las hojas presentan “manchas de aceite” en el haz, que se corresponden en el envés con una pelusilla blanca. Los racimos, presentan curvaturas en forma de S y oscurecimiento del raquis de color achocolatado y posterior recubrimiento de pelusilla blanquecina, ocurriendo lo mismo en las flores y los granos recién cuajados. Cuando los granos superan el tamaño “guisante” (mildiu larvado), estos oscurecen, se arrugan y finalmente se desecan. 

Foto: daños por mildiu en racimo.
Daños por mildiu en viñedos de la comarca de Utiel-Requena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.